Como suele ocurrir en general con todo, en el tema relacionado con mantener o eliminar el vello público hay diferencias de opinión y puntos de vista muy diversos, aunque hay que dejar bien claro que al menos en una gran parte, eliminar el vello de nuestra zona más íntima solamente se trata de una cuestión estética que puede gustarnos o no, en función de las preferencias de cada cual.

Lo primero que podemos plantearnos es si el vello pubiano sirve para algo, si tiene alguna función específica en nuestro cuerpo. En principio, aunque en épocas remotas de humanidad pudo tener una aplicación clara, a medida que ha ido pasando el tiempo, la evolución se ha ido encargando de ir poco a poco eliminando de manera natural el pelo tanto en hombres como en mujeres, aunque mucho más en estas últimas. Puede pensarse, y quizá con mucha razón, que hubo un tiempo en la historia del ser humano en el que el olor de la zona púbica femenina servía para indicar al varón una predisposición sexual para tener relaciones. En la actualidad, existen otros métodos igual de eficaces que cumplen la misma función, sin necesidad de recurrir a los olores íntimos de la mujer. Además, no olvidemos que la capacidad olfativa del hombre actual está bastante mermada si la comparamos con épocas remotas.

Los argumentos que esgrimen quienes están a favor de la eliminación del vello púbico en la mujer son múltiples y variados. Por lo pronto, una de las ventajas más evidentes de no tener vello púbico o de llevarlo muy corto es que la vulva es más fácil de apreciar y de examinar en un momento dado, lo que facilita un mejor control femenino de la zona genital. También, por ejemplo, el sexo oral resulta más placentero y estimulante cuando no existe vello o es escaso.

Los detractores, sin embargo, difieren en el tema y prefieren lo que llaman “lo natural”, agregando, como en el caso de los movimientos feministas, que la eliminación del vello púbico convierte a la mujer en un objeto sexual para atraer más al hombre. En realidad, no tiene por qué ser solo ese el motivo. La eliminación del vello en la zona genital puede deberse a consideraciones variadas, incluyendo, por supuesto, cuestiones de salud, higiene y, por qué no, también atracción.